Si eres de las personas que constantemente está preocupada de su peso y de los alimentos que consume. No desesperes!
Acá te dejamos algunos hábitos que puedes incorporar en tu día a día y te ayudarán a cuidar tu cuerpo de los kilos de más.

1. Prefiere las proteínas magras

Las proteínas ayudan a conservar e incrementar la masa muscular, requieren de un alto gasto metabólico para la digestión y favorecen la quema de grasa. Para obtener mayores beneficios opta por las proteínas magras como:  clara de huevo, pechugas de pavo o pollo, legumbres y derivados, u otras carnes magras.

2. Incluye “grasas sanas” en tu dieta diaria

Las grasas ya no son enemigas de nuestra salud como creíamos, la clave está en incluir grasas sanas como la palta, aceite de oliva extra virgen, semillas, frutos secos y otras, que proporcionan grasas insaturadas, las que tienen efecto antiinflamatorio y reducen la acumulación de grasas en el organismo siendo de gran ayuda para perder peso.

3. Ingiere suficiente fibra

La fibra es uno de los nutrientes que más saciedad ofrece al organismo al enlentecer la digestión y metabolización de los alimentos. Hay una asociación positiva entre la ingesta de fibra y la pérdida de peso. Incorporar frutas y verduras frescas, legumbres, semillas, frutos secos y cereales integrales, es de mucha ayuda al momento de adelgazar.

4. Toma agua habitualmente

Una hidratación adecuada contribuye al buen funcionamiento metabólico, con sólo incrementar en 500 ml el consumo de agua se puede aumentar la tasa metabólica en un 30%, lo cual se traduce en un mayor gasto de calorías a diario sólo por tomar agua.

5. Mastica bien cada bocado
Masticar bien cada bocado de comida es clave para un correcto trabajo digestivo y nos ayuda a comer menos porque produce un estímulo sensorial tal que, aun sin ingerir el alimento, induce saciedad en nuestro organismo.

6. Reduce el consumo de alimentos ultraprocesados

Los productos ultraprocesados son aquellos que se elaboran a partir de ingredientes industriales y donde casi no se identifican alimentos naturales. Son muy apetecibles, la mayoría está listo para consumir, pero son los que tienen peor perfil nutricional y su consumo está directamente vinculado a la presencia de la obesidad.

7. Evita tomar alcohol

El alcohol es un gran enemigo al momento de perder peso, porque aporta calorías sin buenos nutrientes. Su consumo puede reducir los niveles circulantes de leptina, una hormona que brinda saciedad y estimula el gasto energético, por lo que, para perder peso, se recomienda eliminar al máximo el alcohol de tu vida.

Promoción vigente hasta el 24 de abril